Deprecated: Non-static method JSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/asiaabba/public_html/templates/plantilla_asiaabba2/classes/ArtxContentSingleArticle.php on line 41

Deprecated: Non-static method JApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/asiaabba/public_html/includes/application.php on line 539

Reminiscencias de un rector

Por CARLOS ORTIZ RESTREPO S.J.

En los años 49 y 50 se habían realizado diferentes gestiones entre el Gobierno nacional y la Compañía de Jesús, con el fin de lograr que ésta se encargara de nuevo de la dirección del Entonces Colegio Nacional de San Bartolomé. Estas gestiones habían sido entorpecidas principalmente por el hecho de que habiendo un pleito sin fallar de por medio, no era clara la situación jurídica del inmueble en que funcionaba el Colegio. El Gobierno nacional no tenía piso legal para ceder a los jesuitas un bien que consideraba suyo. Por otra parte, los alumnos y profesores que ocupaban el plantel se oponían a que el edificio fuera devuelto a los jesuitas, por considerar ese acto como lesivo de sus derechos adquiridos.

Así las cosas, se ocurrió la idea de proponer al entonces Ministro de Educación Antonio Álvarez Restrepo que, sin prejuzgar el juicio de los tribunales, y prescindiendo de la propiedad litigiosa del edificio, se celebrara un contrato de administración, entre el Gobierno nacional y la Compañía de Jesús. El Presidente de la república doctor Laureano Gómez acogió la idea y le prestó su apoyo decidido. Así se celebró un contrato por el cual los Padres de la Compañía se obligan a dar gratuitamente educación a 900 alumnos y el Gobierno Nacional a aportar una suma equivalente a los gastos de sostenimiento de la enseñanza.
Reminiscencias de un rector
El referido contrato fue firmado por el Ministro de Educación, en representación de gobierno, por una parte, y por el Reverendo Padre ramón Aristizábal, Provincial de la Compañía de Jesús, por otra, el día 10 de enero de 1951.

El P. Provincial señaló como Personal para el nuevo Colegio al P. Pieschacón como Prefecto; al P. Jesús Sanín Echeverri, como ministro de la casa y a los Padres Fernando Barón y Andrés Sanín Echeverri como profesor de la cátedra de Filosofía y Padre espiritual del alumnado, respectivamente; yo fui designado como rector.

Inmediatamente, acompañado por el P. Jesús Sanín recibí el edificio con todos sus enseres y material pedagógico de manos del doctor Ernesto Villamizar daza, encargado momentáneamente de la Rectoría por ausencia temporal de titular doctor Antonio Andrade Crispino.

Poco después, se abrían las matrículas. Fueron admitidos todos los antiguos alumnos, que, según los reglamentos vigentes, tenían derecho a ingresar al Colegio, más otro grupo de alumnos nuevos hasta completar cerca de 1.000. Se copó materialmente la capacidad del edificio. A todos los candidatos se les suministró un compendio del nuevo reglamento y se les exigió promesa, por escrito, de someterse a él. No hubo uno solo que se negara a cumplir ese requisito.

El día 12 de febrero se inauguró el curso, con una misa celebrada por e P. Provincial, en la que el P. Andrés Sanín dirigió la palabra a los asistentes. Acto seguido, todos los profesores y alumnos se reunieron en el Salón de actos, para oír la alocución que les dirigí como rector. Acabando yo de hablar, los alumnos espontáneamente, entonaron en señal de asentimiento el Himno del Colegio; y luego desfilaron hacia sus respectivas aulas.

Con profunda satisfacción puedo decir que desde ese día, tanto el profesorado que en su mayor parte era el mismo que venía rigiendo el colegio bajo la acertada dirección del doctor Andrade Crispino, como el alumnado dio muestras de admirable disciplina, amor al Colegio y laboriosidad. Personalmente recibí siempre de parte de todos ellos, manifestaciones de comprensión, de afectuosa colaboración y de admirable docilidad. Por esta noble actitud les conservo la más viva gratitud. Ellos supieron hacerme agradable y ligera la carga de la Dirección del Colegio, durante todo el tiempo que conserve la rectoría de él.

Posteriormente, siendo Encargado de la Presidencia el Doctor Roberto Urdaneta Arbeláez y Ministro de Obras Públicas y educación los doctores Jorge Leyva y Lucio Pabón Núñez respectivamente, se celebró entre el Gobierno Nacional y los Padres Jesuitas un contrato de transacción en virtud del cual la Compañía de Jesús renunciaba a favor del Gobierno Nacional a los derechos que pudiera tener sobre la parte Norte del edificio que posteriormente fue derribado para hacer una plazuela; y el gobierno cedía en favor de la Fundación Colegio de San Bartolomé los derechos que pudiera tener sobre la parte Sur del edificio, donde actualmente funciona el Colegio. Se estipuló también que los jesuitas seguirían durante 20 años, dando educación gratuita a 1000 alumnos y que el gobierno sufragaría durante este mismo tiempo los gastos de la enseñanza.

Así terminó el largo pleito que por décadas venía ventilándose, primero ante la corte y luego ante los Tribunales ordinarios.

cmsb
cmsb
cmsb
 
cmsb
cmsb
cmsb
 
cmsb