Deprecated: Non-static method JSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/asiaabba/public_html/templates/plantilla_asiaabba2/classes/ArtxContentSingleArticle.php on line 41

Deprecated: Non-static method JApplication::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/asiaabba/public_html/includes/application.php on line 539

Datos de un decenio. 1941 a 1951

Eran los últimos meses del año electivo e 1940. Quienes vivíamos en el Colegio de San Bartolomé, veíamos en el rostro del anciano Hermano Arpidio Zuluaga una insistente inquietud. Llevaba cincuenta años en la tradicional portería de la calle diez. Conocía innumerables alumnos de tiempos viejos, retenía el nombre y la fisonomía de los actuales, daba cuenta de cuanto ocurría de puertas para adentro.

Sinembargo, del Colegio salían continuamente cajas con libros y aparatos del laboratorio, muebles, y enseres de toda clase. En virtud de la Ley 110 de 1937, los Padres de la Compañía de Jesús habían de terminar labores docentes con el curso de 1940 y entregar al gobierno nacional el edificio donde tradicionalmente venían enseñado, la última etapa a partir de 1887. El rector, R. P. Carlos Ortiz Restrepo, S.I., en una laudable demostración de dinamismo y organización, había logrado en pocos mese construir y adaptar en lo más indispensable el nuevo edificio para el Colegio en los campos de La Merced. Allí se trasladaría ese inmenso conjunto que forma la dotación de todo establecimiento docente, y que en el caso de San Bartolomé, estaba constituído por incontables objetos y muchas toneladas.

La entrega se hizo, para cumplir los términos de la ley no obstante demandada ante la Corte suprema de Justicia, el día 25 de Noviembre de 1940, firmada el acta de entrega el R.P. Carlos Ortiz Restrepo y el entonces Provincial de la Compañía de Jesús, R. P. Alberto Moreno, S.J. y obrando en nombre del gobierno, en calidad de Ministro de Educación, el Dr. Jorge Eliecer Gaitán. Quedó claramente expresado en el Acta de entrega por parte de la Compañía de Jesús, de que no se renunciaba a los derechos que sobre el Colegio de San Bartolomé creían tener los Padres Jesuitas.

A partir del año siguiente, 1941, la Compañía de Jesús abrió su nuevo Colegio con el nombre de San Bartolomé La Merced, mientras el Gobierno inició labores docentes en el edificio retomando el nombre de Colegio Nacional de San Bartolomé.

Mientras tanto, la demanda seguía su curso ante la Corte Suprema de Justicia que culminó con una memorable sentencia del 19 de septiembre de 1946, en el cual se dice textualmente : "según está demostrado, el hecho de que la ley 44 (de 1928, también demandada) afirme la propiedad nacional del edifico, y la ley 110 reiterando unilateralmente el mismo concepto, determine que el Gobierno lo recupere, carece de fuerza de una declaración vinculante de dominio en relación con las personas que le discuten a la nación el derecho de propiedad que ella aspira tener. Ese derecho de propiedad en manera alguna ha podido ser juzgado, tomando ese vocablo en sentido técnico procesal, por las dos leyes, a las que hay que negarles de consiguiente el poder de transformar o siquiera debilitar la verdadera situación jurídica de propiedad, preexistente a su expedición, en lo tocante al edifico del Colegio de San Bartolomé, el que será de la Nación o de la Fundación de los RR. PP. Jesuitas, no por efecto de las leyes, sino en fuerza del título que logre prevalencia, en una controversia civil, ya mediante un acuerdo de voluntades".

Estaba indicado el camino para arreglar la situación que podría durar varios años en juicio ordinario que ya cursaba, dejando inmovilizado así el inmueble del Colegio sin ser susceptible de modificaciones y reparaciones de todo punto de vista necesarias.

Para entonces, y con base en la sentencia de la Corte Suprema de Justicia, los Padres de la Compañía de Jesús, mediante un contrato de administración, habían regresado a partir del curso electivo de 1951 a encargarse de la dirección del Colegio de San Bartolomé, el que no obstante seguía como Colegio oficial.

Los estudios de un acuerdo entre la Nación y la Compañía, continuaron dentro de un ambiente cordial de entendimiento que terminó con general complacencia, en un contrato de transacción firmado el día 19 de diciembre de 1952.

En las principales cláusulas de ese contrato, afirma el Gobierno Nacional que la Nación "tiene especial interés en auspiciar la educación privada católica ' "reconoce que la institución conocida desde épocas inmemoriales con el Colegio de San Bartolomé es una Fundación educacional autónoma, cuya dirección y administración corresponde a los Reverendos Padres de la Compañía de Jesús, Compañía a cuyo cargo está el Patronato de la Fundación, y que nunca podrá cambiar la destinación dada por el Fundador al patrimonio de dicha Fundación".

En este mismo contrato, la Compañía de Jesús como Patrona de la Fundación del Colegio de San Bartolomé, cedió al Gobierno Nacional, con destino a una plazuela pública, la parte antigua del edifico comprendida en la esquina de la carrera 7a con calle 10, mientras que el Gobierno renunció a los derechos que creía tener sobre el sector reconstruido.

Quedaba con esto reconocida y respetada la entidad de Fundación del Colegio de San Bartolomé y restituidos sus Patronos, Los Padres de la Compañía de Jesús a sus antiguas posiciones que ocupaban hasta 1940. Pero careciendo de rentas el Colegio, y no pudiendo exigir por razones económicas de los mil alumnos que normalmente estudiaban en San Bartolomé una pensión que atendiera a los naturales gastos de la educación y sostenimiento total del Colegio, un segundo contrato celebrado en 1953, hizo posible que conservando sus características de "Fundación educacional autónoma", el Colegio de San Bartolomé prosiguiera brindando educación gratuita a un número de jóvenes mediante una cuota anual suministrada con este fin por el Ministerio de Educación Nacional. Estaba entonces resuelto el doble problema por una parte la autonomía del Colegio católico dirigido por la Compañía de Jesús, y por otra un grupo de 1.200 alumnos de grandes cualidades de grandes cualidades pero de escasos medios económicos, que recibirán educación gratuita en San Bartolomé. Desde este año de 1953, el Colegio dejó de ser oficial e inició su vida peculiar, propia de todos los Colegios de la Compañía de Jesús.

En este último contrato aparecían por una parte el Gobierno y por otra la Compañía de Jesús como representante de la Fundación del Colegio de San Bartolomé no aparecía para nada el nombre del Colegio Nacional. En estas condiciones, apareció oportuno el regresar al antiguo nombre de Colegio Mayor, lo que se hizo el 17 de junio de 1958 mediante escritura pública en una de las notarías de Bogotá. Un mes más tarde, el Gobierno por medio del Ministerio de Educación, acogió el nuevo nombre de Colegio Mayor de San Bartolomé y aplicó a este todas las prerrogativas del hasta entonces Colegio Nacional.

 

Lista de Correo Bartolina
Asamblea

Inscribete en nuestra lista y recibe información de la asociación y del colegio, empleos, ofertas y mucho más.


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

cmsb
cmsb
cmsb
 
cmsb
cmsb
cmsb
 
cmsb